Cirugía Estética en menores de edad

La Cirugía Estética en menores de edad es un tema muy delicado que se debe analizar caso por caso. Hace diez años que la Junta de Andalucía aprobó el Decreto 49/2009 para la protección de las personas menores de edad que se someten a intervenciones de Cirugía Estética en Andalucía y la creación del Registro de datos sobre dichos pacientes.

Esta legislación estableció que si un menor de 18 años desea una Cirugía Estética es imprescindible un informe psicológico (para descartar un trastorno de imagen corporal o de otro tipo) y que un segundo médico dictamine si ya se completó el desarrollo. Es muy importante valorar el grado de madurez tanto psicológico como físico.

Por tanto no depende de los progenitores exclusivamente, esto es así porque algunos padres son capaces de muchas cosas con tal de ver a sus hijos felices.

Los padres que acuden a la consulta de Cirujano Plástico con frecuencia no desean que su hijo se opere, no obstante acuden para satisfacer al menor, para que pueda exponer sus problemas y resolver sus dudas. Cualquier profesional le explicará que existen una serie de requisitos y que determinadas intervenciones no se realizan jamás en menores de edad.

No es cuestión de coartar su libertad, principalmente se trata de permitir que se complete su desarrollo natural. Además este tipo de decisión se debe tomar con la suficiente madurez para asumir los riesgos e incluso un resultado no deseado.

Los especialistas en Cirugía Plástica Reparadora y Estética reciben constantemente mensajes a través de las redes sociales e email sobre este tema. Principalmente se trata de chicos y chicas adolescentes con algún complejo por exceso de peso, porque tienen el pecho pequeño o demasiado grande, porque no les gusta su nariz o su orejas, etc.

Cirugía Estética que se realiza en menores de edad

La otoplastia es una de las pocas intervenciones de Cirugía Estética que se realiza con normalidad en menores de edad. Principalmente porque el desarrollo de la oreja se completa a edades tempranas. Además las técnicas que utilizan los Cirujano Plásticos en la actualidad son sencillas, con poco riesgo y muy eficaces.

La reducción de pecho sólo se realiza en grandes hipertrofias mamarias. Una hipertrofia moderada deberá esperar ya que al completar el desarrollo puede que haya una mayor armonía corporal y siendo mujer puede hacerle feliz tener un pecho grande.

La cirugía estética facial sólo se plantea para resolver malformaciones congénitas. Antes de los 16 o 17 años no se deben realizar cambios faciales mediante cirugía porque todavía se está desarrollando y porque cambiar un rasgo facial es un tema muy delicado.

Otros defectos de nacimiento o fruto de algún accidente o enfermedad también se pueden llegar a corregir con Cirugía Reparadora o Cirugía Estética, pero siempre cumpliendo los requisitos legales.

Cirugía Estética que no se realiza en menores de edad

El aumento de pecho no se realiza en menores de edad, se debe esperar a completar el desarrollo o al menos la mayoría de edad. La escasez o ausencia de pecho (aplasia mamaria) se puede solventar con sujetadores con relleno durante unos años. Cuando sea una mujer adulta podrá decidir siendo consciente de todos los riesgos y obligaciones (revisiones, reemplazo y retirada de prótesis).

La cirugía de pezones invertidos tampoco se realiza. En primer lugar porque el pecho aún podría cambiar y en segundo lugar porque la sección de conductos galactóforos posiblemente impida amamantar en un futuro.

Otras intervenciones muy serias como abdominoplastia o liposucción tampoco se realizan. Los cambios de peso en la adolescencia son normal y por tanto no tiene sentido. Además al continuar su desarrollo se pueden producir anomalías que serán difíciles de corregir. Por supuesto si en un futuro tienen hijos cualquier trabajo en el abdomen quedará desbaratado.

Aunque el menor puede estar obsesionado, la solución pasa primero por reducir el peso mediante dieta y ejercicio físico. A un adulto con mucho sobrepeso tampoco se le realizan liposucciones, no es una cirugía para adelgazar sino para eliminar depósitos de grasa localizados.

El menor debe entender que una Cirugía Plástica no hará que los demás le quieran más. Aunque les cuesta entenderlo y probablemente no lo crean del todo, la apariencia física no es lo más importante. Tampoco se trata de conformarse para siempre si uno no está a gusto, simplemente de esperar unos años para madura física y psicológicamente.

Es importante que comprendan que la adolescencia en algunos casos es un período de patito feo. El cuerpo puede desarrollarse más rápido en las extremidades o en los atributos sexuales por ejemplo, pero al cabo de unos años el proceso habrá terminado y tendremos el resultado, entonces es cuando toca decidir si realmente se desea cambiar algo.

El psicólogo infantil puede ser de gran ayuda

Como es lógico su falta de conocimientos les hacen ver este tipo de intervenciones como algo factible y carente de riesgo. Algunas personas que admiran, famosos principalmente, han podido pasar por el quirófano y han quedado bien, así que piensan ¿y yo por qué no?.

Con frecuencia el detonante de estos complejos está en su entorno familiar o en el colegio. Los problemas de bullying y los complejos es más sencillo tratarlos con un psicólogo infantil. Son especialistas en detectar el origen del problema y en proporcionar al menor y su familia técnicas y herramientas para superar el problema y salir reforzados.

Padres, familiares, vecinos y profesiones deberían estar siempre alerta ante cualquier conducta extraña en menores. Simplemente comentarlo a los padres para que estén atentos porque se puede estar forjando un trastorno de conducta, de imagen corporal o algún otro tipo de problema que se puede resolver fácilmente antes de que vaya a más.

De lo contrario el complejo les puede acabar obsesionando y llegan a pesar que la Cirugía Estética es la única solución. La realidad es que casi todos los complejos de sobrepeso en la adolescencia se pueden resolver con un poco de terapia y sobre todo adoptando un estilo de vida más saludable. Comer bien y sobre todo hacer deporte ayudan a mejorar el físico y a conocer gente nueva en un ambiente sano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *